Golf-directo.com

Lecciones de golf - Jugar al golf lloviendo

Jugar con lluvia

La lluvia multiplica por dos las dificultades propias del juego; por eso es fundamental que cuando éste elemento hace aparición sepamos mantener la calma y que procuremos jugar con el máximo temple y cuidado; pensando cada uno de los pasos que vamos a realizar.
Con lluvia la estrategia de juego toma el papel protagonista; así como la capacidad de mentalización por parte del jugador. Paciencia y método son palabras que toman protagonismo los días de lluvia.

CALLE ENCHARCADA
El mejor consejo que podemos darle es decirle que trate no golpear excesivamente; es decir, procure simplificar al máximo su swing. En estas condiciones, una amplitud de unos tres cuartos en la subida le será más que suficiente. Es fundamental que evite golpear detrás de la bola: si la cabeza del palo penetra demasiado en el barro (que estará reblandecido por el agua), el golpe no será el adecuado y la bola terminará por caer corta y desviada del objetivo.
Lo más importante es que intente sacar la bola limpia; para ello la colocaremos bien hacia fuera del pie izquierdo.
Y muy importante; procure realizar golpes sencillos, no se complique más una situación ya de por sí difícil.

GREEN MOJADO Si el green está mojado, la bola se deslizará por la hierba que estará reblandecida por el agua. Debe saber que el green mojado es más lento que el seco, lo que nos permitirá realizar golpes más arriesgados o con mayor fuerza. En consecuencia, si el suelo no el plano (y casi nunca lo es), los putts se desviarán menos.

CONSEJOS A TENER EN CUENTA ANTES DE SALIR AL CAMPO
- Revise las suelas de sus zapatos y el estado de sus clavos. No se le ocurra salir al campo si están desgastados; puesto que corre un serio riesgo de resbalar y además no se encontrará nunca seguro para realizar el golpe. Recuerde que una firme posición de los pies es el principio para jugar bien al golf.
- En cuanto vea aparecer las primeras gotas de lluvia, vístase con pantalones y chaquetas impermeables. Si esperamos a mojarnos de nada nos servirá cubrirnos luego; tenga en cuenta que el agua cayendo por nuestra cara o nuca, nunca resulta cómoda.
- Acuérdese de llevar unos guantes de repuesto; con los que sustituir el otro par cuando esté demasiado mojado.
- Lleve una buena toalla con la que poder secar el grip.

| Asistencia al cliente | Privacidad | Alquiler de coches |